Madrid (Spain)
+34 91 357 65 76
pi@isidronuñezasociados.com

El Ultimo Banquero*

El Ultimo Banquero*

Me ha impresionado leer la columna que Jaime, mi patrón durante una buena parte de vida profesional, escribió al día siguiente de su muerte.

Me conmueve el profundísimo respeto desde el que coloca a su hermano Emilio por encima de su padre en la perspicacia para hacer negocios.

No es una pura cuestión de amor fraternal, de orgullo de sangre en el seno de una familia de banqueros.

El Banco de Santander era un banco con un modelo de negocio regional en sus inicios, que creció y se extendió a nivel nacional, compartiendo, en una discreta posición de mitad de tabla, oligopolio bancario de mesa y mantel; aquel que, mediados los 80, mensualmente bendecía Don Rafael Termes.

Este fue el banco que heredó.

Banco Santander es un banco global, con una cuenta de resultados estratégicamente diversificada en 3 continentes, con un sólido balance de 1,2 billones € en Activos, a prueba de cualquier test de solvencia y un valor en bolsa cercano a los 93.000 millones €.

Este el banco que deja en herencia; así sin articulo ni preposición, con espacio propio en el Top Ten de los bancos mundiales y medalla de oro por capitalización bursátil en el pódium europeo.

Se ha ido cuando se cumplen casi 30 años de su «puesta de largo»; la primera vez que enseñó los dientes al mercado,  aquel 1989, lanzando la Supercuenta y desmarcándose así del Cartel de precios que formaba con sus competidores.

Casi 3 décadas en las que ha ejercido de dueño, naturalmente que sí, pero también de patrón; pilotando la nave, supervisando  a su tripulación, la de bandera propia y  enrolando de otras, si la experiencia del navegante era acorde y necesaria a la singladura: Luzón, Sáenz, Rojo…

Con audacia para dar pasos adelante y primero que otros: Fusiones. Compras. América, del Sur y del Norte.

Con astucia para llevarse bien con todos, con los que en su negocio no hay que discutir: los presidentes de todos los gobiernos que ha conocido.

Con arrogancia para lucir y pasear por el mundo un color, su color, el rojo.

Con amor, amor por una tierra, la suya, Santander, la que siempre puso al lado del banco.

Fue dueño y patrón.

Fue patrón y dueño.

Fue Emilio, Don Emilio Botín, el último banquero.

* Este post fue escrito para Esic Actualidad y publicado originalmente en su pagina web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *